Avda. Alcora 126, bajos - 12006 Castellón de la Plana Tel: 964 06 19 96 / 680 86 96 54 clinica@alfaveterinaria.com

Salud dental en las mascotas

Nuestras mascotas sufren problemas dentales con mucha más frecuencia de lo que pensamos. La mayoría de los animales de 3 años tienen algún grado de afección. Estos problemas pueden ser desde una simple gingivitis (inflación-infección de encías) a una fuerte piorrea (infección purulenta).

La dieta es un factor importante ya que aquellos animales alimentados con dietas blandas (preparados comerciales húmedos o dietas caseras) tienen una predisposición mucho más elevada a padecer este tipo de patologías. Esto es debido a que estas dietas dejan muchos más restos orgánicos en los dientes que las dietas secas (pienso). Además éste último realiza también un efecto mecánico al “raspar” la superficie dental en la masticación. Existen también en el mercado piensos, sobretodo los de alta calidad, que van reforzados con sustancias que evitan la formación de la placa bacteriana.

En los perros de razas pequeñas es muy frecuente también la retención de los dientes de leche, sobretodo en lo que refiere a los colmillos. Estos animales llegan a tener conjuntamente los colmillos de leche y los permanentes. Esta situación genera en muchas ocasiones una mala oclusión de la boca y la colocación de las piezas dentales no alcanza a ser la correcta. Se hace necesaria la extracción de las piezas de leche si a los 7-8 meses el animal todavía las retiene. La permanencia de estos dientes acentúa todavía más el problema del sarro.

Hoy en día existen muchos productos a nuestro alcance para realizar una buena profilaxis dental. El método más eficaz es el cepillado con pasta de dientes específica para perros. Se utiliza un cepillo dental para perros o uno de niños. Si realizamos un cepillado semanal notaremos enseguida una notable mejoría de la halitosis y una disminución de sarro. Hay otros métodos en casos en los que el cepillado se hace imposible o para reforzar el efecto de éste, por ejemplo, productos líquidos a base de antisépticos como la clorhexidina para mezclar con el agua de bebida, o productos en polvo a base de algas para mezclar con el pienso (las algas modifican el pH de la boca y se evita la formación de placa bacteriana). Ambos productos no modifican el sabor del agua o del pienso, respectivamente, y se ha visto una elevada eficacia en el control de la halitosis y el sarro.

Desde luego hay casos en los que se hace necesario acudir al veterinario para realizar una limpieza de boca, ya que la gingivitis y la piorrea está tan avanzada que necesitan tratamientos agresivos.