Avda. Alcora 126, bajos - 12006 Castellón de la Plana Tel: 964 06 19 96 / 680 86 96 54 clinica@alfaveterinaria.com

Cuidados del cachorro

Cuando llega un nuevo cachorro a casa hay una serie de consejos y normas que conviene respetar para que la relación con nuestra mascota sea saludable.

LA LLEGADA

Antes de que llegue nuestro animal es importante haber decidido cual va a ser su sitio de descanso y preparárselo lo más confortable posible. Debe disponer de su comedero y su bebedero.

Es importante hablarle con suavidad y llamarlo siempre por el mismo nombre. Si el animal es miedoso no tenemos que forzar la situación, sino que tenemos que ganarnos su confianza. Hay perros a los que les cuesta más que a otros; tenemos que respetar el carácter de nuestro animal.

Cuando lo cojamos, hay que hacerlo con cuidado de no lastimarlo. Muchas veces se les tiende a coger cómo si fueran bebés, por debajo de los “brazos”, y esto les puede molestar ya que los perros no tienen clavícula y éste gesto les puede provocar dolor. Es mejor cogerlos por debajo del pecho.

Antes de las 6 semanas el animal no es capaz de aprender nada, así que debemos ser muy pacientes con él e ir enseñándole poco a poco.

ALIMENTACIÓN

cachorros gato bebiendo leche

La alimentación en los cachorros es muy importante ya que de ella depende el buen crecimiento de nuestra mascota. La alimentación más adecuada es el pienso ya que la composición de éste está perfectamente controlada y es adecuada a las necesidades nutricionales del animal.

Durante éste período se da pienso de cachorro que se prolonga hasta el año, normalmente.

Cada marca de pienso suele indicar en el exterior del paquete la cantidad diaria recomendada. Esta cantidad conviene repartirla en 3 tomas inicialmente (se deja 20 minutos y se quita el plato). A medida que el perro vaya creciendo se pasa a 2 tomas (normalmente el propio animal deja de comer tanto al mediodía).

El pienso tiene también otro beneficio y es que produce un efecto de “limpieza dental”, ya que al masticarlo roza la superficie de los dientes, efecto que no se produce con comida blanda, tanto latas como comida casera. Esta consecuencia beneficiosa de una dieta a base de pienso se da cuando el animal mastica el pienso. Hay muchas mascotas que “engullen” el pienso entero; si esto es así, conviene adquirir un pienso con bola más grande para obligar al animal a masticar.

Otra posibilidad es alimentar al cachorro con comida casera. Si optamos por esta opción tenemos que saber que nuestras mascotas son omnívoras, además de carne también comen verdura y frutas.
Una buena dieta sería pollo-arroz hervido y añadir verduras. Debemos evitar condimentar las comidas, nada de sal ni pimienta,… todo esto puede provocar gastritis a nuestros animales ( su estómago es más sensible que el nuestro).

Debemos evitar a toda costa dar huesos. Es evidente que los perros disfrutan cuando se los damos, pero también disfrutan si le damos un trozo de carne o huesos prensados que hay en los comercios especializados. Los huesos tienen un gran riesgo y es que se pueden clavar en la garganta, estómago, intestino…, así como producir episodios de fuerte estreñimiento, con el riesgo que esto conlleva y el coste económico del tratamiento.

Por comodidad hay propietarios que optan por poner el plato de la comida todo el día y cuando se le acaba rellenan. Esta forma de alimentar a nuestras mascotas es correcta si vigilamos que nuestro animal tome su ración diaria y que no la sustituya por golosinas o coma en exceso y engorde mucho.

Durante la comida no hay que molestarlo.

MICCIONES Y DEPOSICIONES

Desde que recibimos al animal en casa hasta que podemos sacarlo a la calle y acostumbrarlo a realizar sus necesidades fuera, pasará un periodo más o menos largo (1.5-3 meses), en el que el animal deberá hacer sus cosas en casa. Por ello es bueno para todos acostumbrarlo a que tenga un lugar para tal efecto. Es bueno poner unos periódicos en el suelo, así guiamos un poco al animal. Poco a poco, con paciencia conseguiremos que todas sus necesidades las haga allí.

Cuando lo pillemos “in fraganti” en otro lugar, debemos cogerlo y llevarlo a los periódicos. Si entramos en una habitación y ya lo ha hecho, no sirve de nada que le castiguemos, el animal no entenderá por qué estamos enfadados. Hay que tener paciencia, al final siempre funciona.

Hay que aclarar que el “mito” de restregar el morro del perro en su orina cuando no lo ha hecho en el lugar correcto no es efectivo.

Un truco: cuando comen se estimula el sistema digestivo y tienen ganas de defecar, si estamos pendientes del animal en estos momentos enseguida veremos sus intenciones.

JUGUETES

Durante esta época el animal tiene obsesión por morderlo todo, esto es normal porque está creciendo y empieza a cambiar los dientes. Hay que facilitarle juguetes para que se entretenga y se alivie. Deben ser juguetes específicos para animales, no cosas nuestras: ropa vieja , zapatos,… Si no después el animal puede adquirir un mal hábito.

SU PRIMERA VISITA VETERINARIA

cachorro perro

Es muy importante que nuestro animal pase un reconocimiento veterinario. En éste se valora que el animal no tenga ninguna malformación congénita (que no tenga hernias umbilicales, la dentición, la conformación de las patas, si le han descendido los testículos en los machos,…) y que no tenga ninguna enfermedad infecciosa en ese momento.En esta visita se plantea el calendario de desparasitación y vacunación adecuado a nuestra mascota, que variará según la raza, edad, peso,…..

Hasta que no se finaliza la vacunación no es conveniente sacar a pasear a nuestra mascota ya que sus defensas todavía no tienen el nivel de protección adecuado y es más débil ante una posible infección. Sin embargo, conviene sacarlo en brazos para que se vaya acostumbrando a los ruidos, a la gente,…a todos los estímulos que le acompañarán en su vida.

Así mismo bañarlo en este período tampoco es recomendable a no ser que se haga como un bebé: agua calentita, champú de cachorro y sobretodo: secar bien con secador. Si tomamos estas precauciones no corremos ningún riesgo.

Una vez que nuestro animal haya pasado este período de adaptación a su nuevo hogar y dueños, y se haya completado la desparasitación inicial y vacunación ya podremos sacarlo a la calle y disfrutar de él.

En este momento el animal es muy sociable y querrá jugar con todos los perros del barrio y con todas las personas. No le privéis de esto, es bueno para su educación y para que en el futuro no desarrolle miedos o agresividad. En éste período que empieza el animal es receptivo a todo tipo de educación. Ahora es el momento de iniciar la disciplina en todos los ámbitos.

En cuanto a las micciones y defecaciones, las continuará haciendo en casa. No debéis reñirlo por esto, lo mejor es que hagáis paseos muy largos y al final no podrá aguantarse más y tendrá que hacerlo en la calle. En ese momento hay que recompensarlo efusivamente. De esta forma y con un poquito de paciencia vamos consiguiendo que el animal lo haga todo en la calle.

Ni que decir tiene que las deposiciones de nuestra mascota hay que recogerlas para no ensuciar la vía pública, aunque se hayan producido en parques,….