Avda. Alcora 126, bajos - 12006 Castellón de la Plana Tel: 964 06 19 96 / 680 86 96 54 clinica@alfaveterinaria.com

Ansiedad por separación

Se trata de un síndrome cada vez más frecuente en nuestras mascotas. Se caracteriza porque el animal presenta conductas no deseadas en ausencia del dueño. Estas conductas pueden ser desde ladridos continuados, “lloriqueos”,… hasta micciones-defecaciones inadecuadas (en medio de una habitación, en el sofá, camas,…), llegando incluso a destrozos del mobiliario doméstico, morder paredes…

Se puede dar sólo un tipo de conducta o pueden darse todas.

Suele tratarse de animales con muy buen comportamiento cuando está el dueño. Este trastorno es debido a un exceso de apego del animal hacia el dueño o porque el animal ha desarrollado alguna fobia estando solo. Cuando el dueño no está y el animal se queda solo en casa,  éste empieza a desarrollar ansiedad que se traduce en la conducta que hemos mencionado anteriormente. Incluso antes de que el dueño se haya ido, el animal ya ha empezado a ponerse ansioso porque llegan a asociar perfectamente el “ritual de puesta a punto” del dueño para salir de casa con la inminente soledad.

ansiedad separacion

La curación es posible con estos animales pero el tratamiento pasa por 2 puntos: la terapia de reeducación del animal o terapia conductual y la terapia farmacológica. La primera es la verdaderamente importante ya que es la que al final conseguirá solucionar el problema. Pero hay muchos animales que conviene ayudar con fármacos para que respondan mejor a la reeducación y bajen su nivel de ansiedad.

 

Hay animales muy nerviosos que están predispuestos a la aparición de este tipo de problemas, pero en muchas ocasiones es el dueño el que sin saberlo y sin proponérselo está estimulando el comportamiento ansioso de su animal.

 

Como hemos dicho la terapia suele ser exitosa pero requiere mucha paciencia y el compromiso firme de TODOS LOS MIEMBROS DEL NUCLEO FAMILIAR. Los resultados no suelen observarse hasta 1-2 meses después de iniciar el tratamiento.

 

DIAGNÓSTICO

Antes de empezar cualquier tratamiento nos hemos de asegurar que el perro no presenta ningún problema de salud que provoque o empeore el problema de conducta. Para ello deberá de acudir a la clínica para que le hagamos un examen físico completo y una analítica. Además, deberá rellenar un cuestionario que le daremos para que nos detalle el problema o problemas en cuestión y poder hacer un diagnóstico definitivo.

TRATAMIENTO

TERAPIA CONDUCTUAL

Es el pilar fundamental del tratamiento. Consiste en debilitar la dependencia que el animal muestra hacia su propietario. Este principio requiere:

1.- Eliminar todos los castigos porque son contraproducentes

2.- Cambiar nuestro comportamiento al entrar y salir de casa:

3.-  Ejercicios para promover la independencia:

a) Ejercicio de la alfombrilla

b) Señalizar las interacciones

c) Proporcionar al perro juguetes que le permitan jugar sólo, sin que el propietario tenga que estar presente

 

4.- Desensibilización de las salidas

Como última reflexión hay que recordar que, si el animal se comporta indebidamente, no lo hace de forma consciente, no lo hace ”para fastidiarle” ni como “venganza”. El perro está tan angustiado que no es capaz de controlarse, su sufrimiento es tan agudo que pierde el dominio de sí mismo. El castigo a este nivel es incapaz de resolver el problema y puede complicar más aún la situación.

perro destroza cojines

TERAPIA FARMACOLÓGICA
Al igual que la terapia conductual, debe ser establecida y supervisada por el veterinario. Esta medicación se utiliza para suprimir la ansiedad, sin sedar al animal. Pero estos fármacos, por sí mismos, no constituyen una solución y deben ser utilizados en todos los casos, sean más o menos leves, junto con la terapia conductual anteriormente descrita.

PREVENCIÓN DE LOS PROBLEMAS DE ANSIEDAD

Cuando un cachorro llega a casa, es muy importante evitar situaciones que potencien el desarrollo de “hiperapego”. Hay que acostumbrar al animal a quedarse solo de forma gradual, al igual que haría la madre en la naturaleza, que poco a poco va dejando de prestar atención al cachorro e incluso lo rehúsa a los 3 o 4 meses de vida.  Muchas familias son reticentes a dejar a su cachorro solo en casa. Mantenerlo acompañado las 24 horas del día es un error ya que, el día que esta situación sea insostenible, el animal tendrá serias dificultades para afrontar la nueva situación.
Seguir unos consejos a la hora de educar a un cachorro no garantiza que no vaya a presentar problemas relacionados con la separación en el futuro, pero sí favorece que sus factores predisponentes se vean minimizados:

 

Conclusión

Si tras la lectura de este artículo crees que tu perro puede ser víctima de ansiedad por separación, es importante tomar medidas para solucionar el problema lo antes posible. Desgraciadamente, no es algo que desaparezca con el tiempo por sí solo. Tu veterinario puede orientarte para empezar una terapia o puede referirte a un especialista. Es importante que recuerdes que tu animal no es malo ni rencoroso, sino que padece un desorden que puede ser tratado y cuyo pronóstico es bueno si sigues los consejos que te facilitará tu veterinario.